Make your own free website on Tripod.com

         Rumania y el Mundo Hispano

La Rumania Profunda

RUMANIA Y LA SOCIALDEMOCRACIA: UN CORREDOR DESPEJADO

Un Espacio Abierto Para la Izquierda

Los acontecimientos en la escena política rumana muestran para la socialdemocracia una situación peligrosa en su ya impetuoso desarrollo.

Prácticamente aparece como copando el espacio político que corresponde a las representaciones de izquierda, sin competidores en esta zona.Los peligros derivados de este acontecer son evidentes. Ante la satisfacción de la conquista, del triunfo ante rivales de ideología similar, aparece el fantasma de la embriaguez de alcanzar logros sin pelearlos, del camino a enfrentar sin el compañero de ruta que te obliga a superarte para conservar la delantera.

Este panorama se le ofrece al actual partido de gobierno y se ha llegado a este estadio por razones que vale la pena señalar.

Comenzando por las formaciones con ideología afín, la pista se la deja de hecho libre la decidida orientación del Partido Demócrata creado por Petre Roman y hoy en manos de Traian Basescu, hacia un liberalismo al que su inclusión pretende agregar fuerza de tintes sociales.

El PD ha formado una alianza con los liberales del PNL y no se esconden sus proyecciones de fusión en un futuro cercano. Sólo una posible mala recepción por parte del lectorado atrasa la formación de un real y fuerte polo de derecha.

Otro próximo a la social democracia-el Partido Humanista de Rumania-PUR, del empresario Dan Voiculescu ya hace mucho que se declaró social liberal, optando por esta vía ante el poco cupo que la fuerza del PSD le dejaba en el área socialdemócrata. Otra pista libre para el elefante pesedista.

En el centro del espectro político aparece desertando la Democracia Cristiana al reconocer filas los Nacional Campesinos de Coposu y Ratiu en la zona conservadora, acogiéndose, como sus congéneres de la DC internacional, al alero del Partido Popular Europeo .

La ideología demócrata cristiana, con mezquino arraigo en la ortodoxa Rumania, deberá enfrentar la intención federalista-autonomista de la minoría húngara del país y ensalzada por un líder del PPE, el húngaro Víktor Orban. Este es un obstáculo serio si se considera que los nacional campesinos tienen en sus orígenes el romanismo antisecesionista, opuesto a las reivindicaciones Víktor Orbanhúngaras en Ardeal, como bandera de lucha partidaria.

Este ya es un problema que afecta a la derecha y no hace mella en la zona izquierdista. Por lo tanto el PSD puede concentrarse en una alianza con la izquierda nacionalista más irreductible hasta ahora representada por la Gran Rumania del ex belicoso Vadim Tudor.

A pesar de lo impredecible del casquivano líder es evidente que las bases de su partido se sienten más cercanas al PSD que a cualquiera otra formación y éste puede obtener una alianza con esta tienda que tiende por ahora a presentar un rostro de fierecilla domada, lejos del belicismo estentóreo que ayer caracaterizó a Vadim.

Y no es una suma de fuerzas de despreciar. La Gran Rumania aumentaría en forma sin contrapeso la gravitación de la social democracia en el país para desesperación de la derecha. Esta no se muestra indiferente ante la situación y ya hay voces que plantean proyectos para constituir con la fusión de liberales y democristianos un solo polo de fuerzas.

La social democracia se destaca entonces como un corredor solitario, sin rivales en su área. El peligro citado anteriormente reside en ver su preparación para esta carrera de fondo , donde se probará su resistencia a tentaciones similares que ya muchas de sus hermanas occidentales han debido enfrentar y no siempre con resultados airosos .

El fenómeno de la corrupción, ejemplificado como el público apostador que te aplaude en delirio cuando te sabe campeón y te ve bien preparado para repetir tu triunfo, esperando a la vez que el mismo aumente sus ganancias propias, no es de desdeñar.

Agréguese, siguiendo siempre con la parábola del corredor de fondo, la indispensable voluntad necesaria al maratonista para seguir adelante , de acometer nuevos tramos, aunque las piernas se sientan de plomo, arda la pista y todo le invite a dejarse estar, al inmovilismo , a la renuncia de esfuerzos mayores para gozar de lo ya obtenido.

Los obstáculos a vencer son entonces, en su mayoría, internos. La socialdemocracia lleva una delantera apreciable y poco conduce a dudar de su victoria próxima enfrentada a la derecha política.

La derecha, con predominancia liberal, está en la etapa de reunir fuerzas para ocupar de nuevo el puesto más alto en la tarima de los concursantes y se ruega, más que confía, en el desgaste que significa para el puntero el mantener su supremacía .

A ambos competidores les afectan males similares. A saber: el desinterés y desconfianza del público ante las tiendas políticas representadas en la contienda, no logrando estas últimas identificarse con las inquietudes masivas.

Este fenómeno es universal y acá sí que los inscritos más importantes en la carrera deben unir sus esfuerzos para vencer este obstáculo.

Para ambos es esencial que la competencia sea creíble y el atraer la participación y estímulo de los espectadores animadores que legitimen carrera, concursantes y resultado final.

Rexo Sultán. Agosto 04.

About Us | Contact Us | ©2003 La Valaquia