Make your own free website on Tripod.com

         Rumania y el Mundo Hispano

La Rumania Profunda

SS: ALEMANES DE RUMANIA. RETORNO SIN GLORIA

Partieron hace más de sesenta años, impulsados por ánimos patrióticos , por la sangre de sus abuelos que les llamaba a servir la patria originaria lejana.

Esta vivía sus momentos de gloria y atraía también a la juventud sajona y bávara, heredera de los colonizadores establecidos en las tierras de la hoy Rumania, hace cientos de años.

La capitulación alemana en 1945, encontró a 15.000 rumanos y rumano alemanes sirviendo en la Wermacht y a otros 60.000 sólo alemanes provenientes de Rumanía,en las tropas de elite Waffen SS.

Ya desde 1939 Himmler había desatado una campaña parar atraer a los étnicos alemanes a las filas de la SS, ofreciéndoles además del honor de participar en esta institución de comprobada y recomprobada pureza racial, la ciudadanía alemana tras dos años de contrato, tierras, derecho a botín.

Sumaron legión los alemanes de Rumanía que ofrecieron su voluntariato a la patria originaria. En el país se contaba medio millón de descendientes de los antiguos colonos: 223 mil en el Banato rumano; 253 mil en Transilvania y 120 mil en el resto del territorio.

A los que partieron con el corazón encendido, respondiendo al llamado de Himmler, se agregaron los que llegaron a Alemania y Austria huyendo de las represalias del gobierno Antonescu, luego de la rebelión legionaria de 1941 y los demás que aceptaron el visto bueno de este jefe de estado que, en 1943, aprobó a los ciudadanos rumanos enrolarse en la Wermacht y el resto del aparato bélico alemán , conservando la ciudadanía rumana.

Muchos de estos últimos salieron a la lucha activa a comienzos de 1945, con la misión de defender el ya condenado Berlín.Otros, con estadio anterior en Alemania configuraron la División 7 de Cazadores de Montaña “ Prinz Eugen ”, constituída aplastantemente por rumanos del Banato y que enfrentaría a los partisanos de Tito en Yugoslavia.

Luego de la derrota, muchos buscaron volver al terruño de donde salieron esperanzados. Otros, con razonar más frío optaron por emigrar, aprovechando las vías ofrecidas, hacia una América Latina amiga , donde fuertes colonias germanas, gobiernos , estructuras políticas y especialmente militares,simpatizantes del Tercer Reich les acogían sin preguntas indiscretas: Argentina con un Perón declaradamente admirador del nazismo; Chile que no olvidaba los orígenes prusianos de su ejército moderno; Perú y Brasil, sinceros amigos del fascismo mussoliniano; Paraguay, que puso un país entero a su disposición; Ecuador, Bolivia y América Central, donde selvas intrincadas y una población indiferente, desinteresaban a posibles indagadores y destruían huellas perjuidiciales para estos parias de la historia.

Australia, EUA y Canadá también recibirían su cuota de refugiados.

Todos estos tuvieron más suerte. En cambio los retornados en una primera etapa a Rumania hubieron de sufrir el destierro, comprendidos en las levas con que la URSS repoblaba de mano de obra su destruído territorio, utilizando preferencialmente a los alemanes de la Europa éstica. Desde la parte noroeste de Rumania saldrían vagones de étnicos alemanes hacia la cercana Ucrania y sus minas de hierro y carbón. Otros alcanzarán al Asia Central donde aún hay descendientes de deportados. También la Siberia contará con su parte de alemanes rumanos.

Cuando en 1948, la URSS repatría a estos condenados, algunos volverán por más o menos tiempo al país, otros elegirán directamente Alemania, otros emigrarán.

Hubo algunos, interesados sobremanera que no se indagara sobre su actuación durante el conflicto, los más ex integrantes de las siniestras SS y que lucían altivos en su momento las calaveras cruzadas que les identificaban como miembros de los Batallones “Cabezas de Muerto ”, muchos ocupados con la guardia de los campos de exterminio con que los hitleristas sembraron Europa. Estos ex guardianes prefirieron mantener su anonimato y sólo ahora, transcurrido más de medio siglo de su actuación, vuelven, contra su voluntad, al lugar de donde salieron para servir al país de sus abuelos.

Ellos no quieren volver ni su Rumanía nativa los quiere recibir.

Una ley rumana promulgada en el 2002 , especifica el rechazo del país a “extranjeros o apátridas con delitos contra la paz y la humanidad o crímenes de guerra ”.

La disposición fue reactivada luego que desde EUA comenzaran a anunciarse envíos de naturales rumanos, ex ciudadanos alemanes, luego norteamericanos y ahora apátridas al retirarle EUA su nacionalidad y decidir su expulsión, descubriendo luego de 50 años que éstos ocultaban un pasado negro.

Póquer con Calaveras Cruzadas

El primer regalo devuelto a Bucarest fue Nicholaus Schiffer, hoy de 83 años , panadero en EUA y antes un verdadero glober trotter de los campos de muerte creados por Alemania. Fue celador en al menos cinco de ellos.

Americano de nacimiento-Filadelfia-, hijo de alemanes llegó a los pocos meses de vida a Rumania. Con esta ciudadanía partió en 1943 a servir el aparato bélico de Alemania. Luego del final de la guerra vuelve e EUA, se dedica a sus amasijos y ahora le obligan a hacer uso de su vieja ciudadanía rumana , siéndole retirada la americana.

Otro ex SS, Michael Negele, 84, que culminó sus días de uniformado alemán en 1944 como guardián en el campo de exterminio de Sachsenhausen, Berlín y en el ghetto de Therensienstadt, Praga y su colega Johann Leprich, que sirvió en instituciones semejantes, se ven también en el otoño de sus vidas en la necesidad de buscar acogida en la patria rumana.

De Rumanía partieron voluntariamente. De Alemania escaparon huyendo de la muerte o de la cárcel, en calidad de vencidos. Luego de 50, años Estados Unidos les descubre su pretérito , anula su concedida ciudadanía y les expulsa.

A este trío de perdedores se les suma configurando un póquer negro, una figura misteriosa, deportada a Rumanía esta vez de un país ex satélite de la fenecida URSS.

Pionero en este goteo de la historia, en el año 2000 , arribó un ex SS, también identificado como celador de campos de concentración nazis, de unos ochenta años, originario de Transilvania.

Al menos esto se deduce de los documentos que le acompañaron a su llegada-traída a Rumanía. El alemán –rumano-húngaro-nadie lo sabe con certeza- viene directamente de un hospital asilo para ancianos y enfermos mentales donde se supone que fue internado hace unos cincuenta años.

Este ex Cabeza de Muerto hoy mudo como un pescado no está en condiciones de entregar datos sobre si mismo, lo visto y vivido en su larga existencia. Los que alguna vez lo conocieron lo olvidaron o ya no están. Quizás ni siquiera desea recuperar el logo.

Ninguno de ellos quiso volver. Son devueltos.

No hacen declaraciones. Se refugian en su pasado, el mismo que intentaron -decenas de años-, negar.

La historia es cruel. Con los perdedores.

Arhonte de Valaquia. Bucarest, 04

 

About Us | Contact Us | ©2003 La Valaquia